Cuándo debe una comunidad de propietarios ejecutar obras de mejora de la accesibilidad al edificio.

Facilitar a las personas con movilidad reducida la accesibilidad a los edificios es una obligación legal (RDL 1/2013) y debe ser una autoimposición ética para los/as propietarios/as que forman una comunidad de propietarios. Sin embargo, genera mucha controversia y hay muchas dudas en torno a ello. 

Hoy contaremos cuándo debe realizar reformas una comunidad de vecinos para mejorar la accesibilidad al inmueble.

La Ley de Propiedad Horizontal, en su artículo 10.1.b, obliga a las comunidades de propietarios a ejecutar “Las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal y, en todo caso, las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad, o mayores de setenta años.

Para ello, deben cumplirse unos determinados requisitos: si exigen las obras de accesibilidad personas discapacitadas o mayores de 70 años que residan en el edificio o si el coste de la obra no excede 12 mensualidades de la Comunidad.

En estos casos, la comunidad de vecinos debe responder a las necesidades, adaptando el entorno a los vecinos para facilitar la accesibilidad al edificio. Al fin y al cabo, todas las personas van a ser mayores algún día o pueden sufrir cualquier problema que limite su movilidad, necesitando una solución para el acceso a su vivienda.

Por tanto, es la propia Ley de Propiedad Horizontal la que indica a los propietarios la obligación de instalar accesos para facilitar la movilidad de las personas. Estos elementos pueden ser: ascensores, plataformas elevadoras, rampas, salvaescaleras, etc.

Para llevarlo a cabo, basta con el voto favorable de más del 50% de los propietarios que sumen a la vez más del 50% de las cuotas de participación. No obstante, con la actual reforma, pasan a contemplarse los casos que te mostramos más arriba. Es decir, si una persona con discapacidad o mayor de 70 años lo solicita, las obras podrían llevarse a cabo. Además, los propios interesados podrían asumir ellos mismos parte del coste.

¿Qué pasa si la Comunidad no acepta la propuesta para hacer obras de accesibilidad? En ese caso, se puede acudir a los tribunales, ya que, según el caso, un juez puede declarar la obligación de instalar o modificar los elementos.

En estos casos sería necesario que la comunidad de vecinos adapte las zonas comunes para que una persona de movilidad reducida pueda disfrutarlas con normalidad, saliendo y entrando con total libertad.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.