«Lo único constante es el cambio. «
Heráclito de Efeso (540 aC – 480 aC)

El pensador griego no imaginaría la velocidad a la que, 2.500 años después, una pandemia, coyunturas político-económicas y avances tecnológicos imparables precipitan cambios en nuestras vidas a los que inevitablemente hemos de ir adaptándonos.

Nuevos puntos de encuentro.

El objetivo de optimizar mis costes de empresa y mi propósito de ofrecer una atención verdaderamente cercana y personalizada a mis clientes, me llevó a tomar la decisión en 2013 de que en mi emprendimiento como administrador de fincas tendría que revisar el concepto tradicional y ser innovador en este aspecto, pasando a considerar el despacho como mi lugar de trabajo y no como el punto de encuentro con mi clientela, máxime cuando existen herramientas tecnológicas en permanente expansión (imprescindibles a raíz de la pandemia Covid-19), que facilitan la comunicación instantánea entre los comuneros y su administrador durante 24 horas, 7 días a la semana. Desde entonces mi despacho está en mi casa y sólo el 5% de mis clientes lo ha visitado, porque:
Hago mucho trabajo de calle
Visito clientes en su trabajo
Visito clientes en su edificio
Alquilo salas de reuniones por horas
Nos vemos tomando un café
Nos comunicamos por Whatsapp
Nos comunicamos por email
Nos comunicamos por teléfono.
Nos comunicamos por Meet, Zoom…
Pueden consultar mi Despacho 24 Horas.
Al final, esta es otra forma de lograr que los comuneros y comuneras a los que presto servicio casi no tengan que preocuparse de su comunidad y dispongan de más tiempo para otros quehaceres.

Motivaciones.

Tras casi nueve años trabajando en el sector, en febrero de 2013, inicié una nueva andadura como administrador de fincas independiente con dos prioridades ineludibles: reducir en lo posible los costes fijos de mi empresa y procurar el máximo ahorro a mis comunidades , sin disminuir la calidad del servicio prestado.

Desde entonces, cuento con las posibilidades de aumentar la movilidad, permitir el acceso a la información y facilitar el contacto administrador-comunero que proveen los continuos avances tecnológicos, especialmente la telefonía móvil e Internet, que facilitan la prestación de una atención más directa y cercana al cliente.

En 2017 inicié el proceso de digitalización del negocio, para lo cual, se escaneó toda la documentación no prescrita de las comunidades de propietarios. Desde entonces apenas se archiva papel, adaptando los procesos de trabajo a las nuevas herramientas digitales que aparecen de forma recurrente, a fin de agilizar trámites y optimizar costes. No obstante, aún manipulamos correspondencia en papel para respetar las necesidades de aquellos clientes que se encuentran en proceso de transición desde los medios tradicionales de comunicación a los actuales medios digitales.

Revolución Energética.

Son la mejor y necesaria alternativa al petróleo y a otras formas de generación energética muy agresivas con el medio ambiente. Las energías renovables son gratis, no se agotan y no contaminan. Concretamente, la energía solar fotovoltaica acerca al consumidor doméstico de electricidad la posibilidad de convertirse en productor de su propia energía con una inversión media estimada de 5.000 €, la cual se amortizará en un plazo medio de 5 años.

El aprovechamiento del espacio libre en azoteas de edificios en régimen de propiedad horizontal es una forma de ahorro tanto para la propia comunidad de propietarios como para estos a título particular.

La continua mejora del rendimiento de los equipos; las subvenciones públicas a este tipo de instalaciones; la flexibilización normativa y la evolución tecnológica, que permiten aprovechar los excedentes de producción, como en los casos de la batería virtual y las comunidades energéticas; cada vez nos acercan más al horizonte de que la energía eléctrica nos resulte casi gratis.

Tenemos ante nosotros unas posibilidades hasta ahora nunca vistas, que debemos aprovechar con prudencia y paso firme, tanto en su incorporación a nuestra forma de vida como en la exigencia de que la explotación de estos recursos infinitos se realice siempre bajo criterios de interés público.

Pequeñas implantaciones que solucionan problemas.

Los que vamos siendo mayores sabemos que hace 20 años esto nos sonaba a alta e inalcanzable tecnología y hace 40 nos habría parecido casi magia, pero, a estas alturas, ya no es para nosotros una sorpresa saber que la combinación de sencillos dispositivos electrónicos con una tarjeta SIM como la de cualquiera de nuestros teléfonos móviles, soluciona de forma eficiente la realización no presencial de algunos quehaceres de nuestro día a día como: abrir una puerta, poner en marcha un motor, encender/apagar un punto de luz, etc..

Trasladadas a la gestión de comunidades propietarios, estas implantaciones suponen que una llamada perdida de móvil permita, por ejemplo: que un comunero pueda abrir la puerta de su garaje; que el administrador facilite el acceso al edificio al fontanero que viene a reparar el grupo de presión comunitario; que un comunero no tenga que desplazarse al despacho del administrador a recoger la llave del cuarto de telecomunicaciones porque dentro de una hora viene el técnico a instalarle el router para conectarse a internet; que para recoger o entregar documentación, llaves, paquetería… no sea necesario interactuar presencialmente; etc.